julio 18, 2017

Otras 5 razones por las que compré mi Chipolo

by Serinicsa Serinicsa in Blog

Hace unos días hicimos la introducción oficial en Nicaragua de un nuevo dispositivo anti-pérdidas llamado Chipolo. Hablamos de sus características básicas y cómo, en conjunto con tu teléfono inteligente, es capaz de encontrar cualquier cosa. Eso sigue siendo cierto, pero siento que se nos quedaron fuera algunas cositas que hacen de mi Chipolo un accesorio indispensable. Hoy quisiera repasarlas.

Primero, repasemos los fundamentos: Chipolo tiene un diseño circular y puede colgarse a aquel bien preciado que no queremos perder.

Una vez registrado en nuestro smartphone, podemos localizar su ubicación o enviarle una orden de emitir un pitido audible. La conexión se produce mediante bluetooth, así que el radio de funcionamiento llega a unos 60 metros. Lo bueno es que si un Chipolo llega a estar a más de los 60 metros, la aplicación móvil marca en un mapa el último lugar donde lo detectó. Esta función también está disponible desde el sitio web oficial de Chipolo, usando el navegador en nuestra computadora.

Se permiten varios Chipolos por usuario y se puede compartir la ubicación con otros usuarios. Esto es especialmente útil si queremos pedirle a alguien más que encuentre nuestro Chipolo.

Podemos además personalizar los iconos que identifican a cada Chipolo (y aquello de lo que cuelga).

Todo esto es gracias al sistema GPS del teléfono móvil. Si bien su Chipolo no tiene tecnología GPS, su conexión vía bluetooth con el teléfono inteligente hace el truco.

Una función popular entre los orgullosos dueños de un Chipolo es el disparador de Selfies. Moviendo el Chipolo de cierta manera, hará que el teléfono al que está conectado tome una foto. Es como un control remoto para la cámara de tu teléfono.

Dos posibilidades de compra

Chipolo tiene dos versiones: la Classic y la Plus. Básicamente, las diferencias son:

  • El Classic usa una batería estilo botón, de unos seis meses estimados de vida, que se cambia al agotarse. El Plus se nutre de una pila, con un año estimado de vida útil, que no se cambia.
  • El Classic funciona durante un tiempo indefinido. Solo requiere cuidado y cambio de pila. El Plus también dura indeterminadamente, pero cuando la pila se agota, hay un programa de cambio que le ofrece una nueva versión a mitad de precio.
  • El Classic no es a prueba de agua, no estando preparado para una inmersión. El Plus sí puede sumergirse, está herméticamente cerrado.
  • El Classic lo tenemos en 4 colores básicos en SERINICSA: blanco, negro, rojo y celeste. El Plus lo tenemos en blanco, negro, rojo y azul oscuro.
  • El Classic emite en un audible pitido de noventa y dos decibelios, lo cual ya es más de lo que otros aparatos consiguen. El Plus aumenta hasta los cien decibelios de sonido.

Ambas versiones funcionan con la misma aplicación móvil, tienen un rango similar de conexión, el mismo tamaño, mismo precio ($25) y misma garantía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.